Francia: Este es el pueblo más bonito de Francia de 2020

Los galos han votado en el show televisivo ‘Le Village Préféré des Français’ y el ganador ha sido Hunspach.

Pocos países como Francia adoran y cuidan más a sus pueblos. De hecho, es normal encontrarse a la entrada de cualquier localidad una serie de carteles en los que el municipio presume de todo tipo de reconocimiento: uno de los pueblos más bonitos de Francia, pueblo florido, mercado con encanto, destino cultural… De ahí que, en 2012, la televisión pública decidira realizar una especie de Eurovisión rural con sus aldeas. Es decir, una votación popular en la que, cada año, los franceses votarían su pueblo preferido para gloria y promoción del mismo. Y este año, el vencedor está en Alsacia.

Hunspach 1. Fuera de ruta

FUERA DE RUTA

Hunspach suele pasar desapercibido en la gran ruta del vino de Alsacia que lleva a otros municipios de ensueño como Eguisheim (ganador de la edición de 2013) o Kaysersberg (2017). De hecho, la causa de su anonimato es que se ubica al norte de Estrasburgo, justo donde la frontera de Francia traza un ángulo de casi 90º para esquinar al Rin y dirigirse al Atlántico. Eso sí, se encuentra a mitad de camino entre Haguenau y Wissembourg, dos de las localidades más atractivas de los Vosgos del norte.

 

shutterstock 1767739913. Encanto mestizo

ENCANTO MESTIZO

El principal atractivo de esta localidad es, precisamente, su carácter fronterizo. Tanto su nombre como su arquitectura remiten a un pasado germano y a una identidad que, estéticamente, se aproxima más a la vecina Selva Negra que al imaginario galo. Eso sí, que nadie se atreva a dudar de su nacionalidad francesa: es un tema más que espinoso y la respuesta local será siempre contundente, exagerando el afrancesamiento de la pronunciación del topónimo.

 

iStock-928549240. "¿Qué estás en-tramando?"

“¿QUÉ ESTÁS EN-TRAMANDO?”

El rasgo principal de Hunspach es su armonía arquitectónica. Y es que la mayoría de sus calles y casas destacan por estar realizadas con el mismo estilo: entramado de madera oscuro relleno con barro encalado. Un recurso que está presente en todo el pueblo y que se alegra con floridos balcones que, en primavera, desafían esta bicromía.

 

iStock-1166676072. Joya calvinista

JOYA CALVINISTA

Puede que la arquitectura sacra reformista no sea un delirio estético, pero tiene su encanto. Y la iglesia de Hunspach es ejemplo de ello. Renovada en el siglo xviii, este templo destaca por su precioso órgano que destaca no solo por sus imponentes tubos, también por tener grabado en su caja diversos salmos realizados con tipografía gótica.

 

iStock-1135031814. Recuerdos de la Maginot

RECUERDOS DE LA MAGINOT

No muy lejos del pueblo se encuentra Schœnenbourg, una fortificación de la línea Maginot que hoy se puede visitar gracias a una labor de restauración realizada en los años 70. El recorrido es asombroso, ya que en total cuenta con 8 casamatas y todo un laberinto de túneles que cobijaban desde una línea ferroviaria que permitía transportar munición entre los diversos bloques hasta una pequeña central eléctrica. Y todo ello con un punto épico extra: se trata del bastión más bombardeado y atacado de todo este sector de la II Guerra Mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *