La construcción de un coloso.

Gracias a su experiencia en el diseño de grandes obras de hierro, en 1889 Gustave Eiffel logró erigir una torre de más de 300 metros de altura para la Exposición Universal de París

 

Gustave Eiffel en la base de la famosa torre que lleva su nombre.

Pese a que era un excelente ingeniero, el éxito de Gustave Eiffel residió aún más en sus dotes de empresario. En 1887 firmó un contrato por el que el Estado francés y la ciudad de París aportarían una subvención de 1,5 millones de francos; un 25 por ciento del coste total de construcción. Para obtener los fondos restantes, Eiffel creó una sociedad anónima con un capital de cinco millones de francos, la mitad del cual fue aportado por tres bancos y la otra por el propio Eiffel. Pese a que los gastos se elevaron 2,5 millones más, Eiffel logró recuperar toda la inversión en pocos meses gracias a los ingresos de la venta de entradas, que recibía en virtud de una licencia de explotación de 20 años de duración.

 

Cambios de última hora

Gustave Eiffel -abajo- en la escalera helicoidal que, inicialmente, unía la segunda planta con la cima de la torre. El proyecto cambiaría y no sería exactamente como estaba proyectado al inicio.

 

Obras de cimentación

Este grabado muestra el corte de uno de los pozos excavados para construir los cimientos de la torre Eiffel.

 

Por debajo del nivel freático

Pueden observarse varios de los cajones metálicos utilizados para excavar bajo el nivel freático.

 

Sobre el papel

Cuadrilátero: la rigidez de esta estructura reside en la dificultad de que los montantes y las vigas se acorten o alarguen por efecto de la acción lateral del viento. En relieve: Esta axonometría muestra el arranque de uno de los pilares de la torre, formado por cuatro montantes tubulares huecos y vigas tubulares de celosía en cruz y zigzag. La cúspide: la tercera planta está a 276 m de altura. Encima se sitúa un «campanile» provisto de un faro y coronado por una bandera que ondeaba exactamente a 312,27 metros.

 

Los planos de la torre Eiffel

El arco situado bajo la primera planta tiene una función meramente decorativa y no figuraba en el primer proyecto de los ingenieros Koechlin y Nouguier.

 

Pieza a pieza

Grabado de 1889 en el que se observa la colocación de un roblón en la torre.

 

Trabajos de altura

Los obreros que trabajaron en la construcción de la torre Eiffel demostraron ser inmunes al vértigo. De hecho durante las obras tan solo se produjo un accidente mortal que ocurrió además fuera del horario de trabajo.

 

Tomando forma

Varios obreros trabajan en la construcción de la torre situado sobre las vigas metálicas que componen el edificio.

 

Febrero de 1888

El momento más delicado del proceso de construcción fue la unión de los cuatro pilares para formar la primera planta de la torre, puesto que las estructuras debían encajar con una precisión milimétrica. Eiffel sabía que inevitablemente habría algún desajuste, por lo que se creó en cada uno de los pilares una cavidad a modo de pistón en la que se inyectó agua a presión hasta conseguir la nivelación deseada. Superado este estadio, el proceso de construcción fue más sencillo.

 

Perspectiva desde abajo

Esta fotografía anónima fue tomada desde el suelo, poco después de la construcción de la torre.

 

El gran reclamo de la Exposición

Un cartel anuncia las tarifas de tren reducidas que propone la compañía ferroviaria Chemins de Fer París-Lyon-Mediterranée para viajar a la Exposición Universal de París, en 1889.

 

París a vista de pájaro

Un grupo de visitantes, armados con catalejos y prismáticos, observa París desde la plataforma de la segunda planta de la torre Eiffel, a 115 metros de altura.

 

Los colores de la torre

Para su inauguración en 1889, la torre Eiffel fue pintada de rojo oscuro, como muestra esta fotografía de ese año coloreada a mano, que permite ver el palacio del Trocadero al fondo. Desde 1968 está pintada de color de bronce.

 

Ascensores

A causa de la curvatura de la torre se crearon tres sistemas de ascensores, uno para cada nivel. En la imagen, visitantes de la torre en la cabina del tercer ascensor, que asciende en vertical hasta la cúspide.

 

El teatro

Para atraer al público, en la primera planta de la torre Eiffel se instalaron tiendas de regalos, restaurantes e incluso un teatro. Gran parte de estas estructuras se eliminaron unas décadas más tarde.

 

París bajo la ocupación nazi

En el inicio de la ocupación alemana de Francia, Hitler visitó París y quiso subir a la torre Eiffel, pero los trabajadores sabotearon los ascensores y sólo pudo fotografiarse en la explanada del Campo de Marte.

 

Luces en la noche

La torre Eiffel luce con el sistema de iluminación nocturna que se introdujo en la década de 1980.

 

Emblema de París

La Torre Eiffel se alza en mitad del Campo de Marte, donde en 1889 fue erigida para Para la Exposición Universal de Paris. El director de obras públicas de la capital de Francia afirmaba al principio de los trabajos de la torre: “esta obra hará resonar París hasta en Oriente […] en mundo entero contendrá su aliente al descubrir esta torre gigantesca”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *