Casa Victoria: el paraíso que merecen conocer

Mar, cielo y tierra. Esta es la perfecta descripción de Casa Victoria.

Este es un lugar lleno de magia ubicado a 15 minutos de Riohacha, capital de La Guajira, en la comunidad Erapü – o La Raya, resguardo indígena caracterizado por sus esplendorosas playas, su patrimonio cultural y étnico.

El sol guajiro brilla la mayor parte del año, en medio de un clima árido y seco cuya temperatura oscila entre los 26 y los 28°C, un calor que contrasta con la brisa marina, que enfrían  los vientos alisios del noreste, ellos con su suave murmullo alegran las siestas del mediodía en uno de los tradicionales chinchorros Wayuú del quiosco de Casa Victoria.

Valentina Gnecco Vergara nos abre las puertas de este maravilloso refugio ubicado en la zona rural del Municipio de Manaure, muy cerca de Mayapo.

Desde aquí los visitantes pueden disfrutar de un atardecer majestuoso cada día. La propietaria y administradora nos explica que el aforo máximo es 20 personas, pues el concepto es poder disfrutar del paisaje con todas las comodidades, de manera privada, con una atención personalizada que la diferencia de otros hoteles de la región.  

Con entusiasmo, Valentina quien se encarga personalmente de recibir todas las solicitudes por Instagram nos dice: “la idea de Casa Victoria surgió durante el comienzo de la  pandemia, porque veía que a todos nuestros amigos, familiares, vecinos, incluso a mis hermanas y mis papás les daba temor salir a despejarse de las cuarentenas, por eso se me ocurrió adecuar la casa para ofrecerla y así muchas personas pudieran disfrutar unos días en familia, entre amigos, con absoluta tranquilidad y privacidad”.

@elcreativopepe

Indudablemente, el paisaje guajiro es diferente al resto de Colombia, pero lo más curioso es que siga siendo un destino desconocido para muchos colombianos, que prefieren ir a otras playas en el exterior, sin darse la oportunidad de explorar más el país.

Valentina cuenta que su familia paterna es guajira por eso siempre ha estado familiarizada con el entorno y afirma: “nunca imaginé que esta casa que construyeron mis padres hace más o menos 9 años sería un lugar tan apetecido”

“Recuerdo que vinimos a un paseo y mis papás se enamoraron inmediatamente de este terreno, luego comenzó la obra y el resto de la familia no se quería perder un viaje a Mayapo. Hoy siento mucha alegría de poder compartir esta hermosa experiencia con quienes me contactan por las redes sociales.”  

En muy corto tiempo Casa Victoria se ha ido posicionando como un destino de vacaciones, gracias a la gratificante experiencia que viven sus huéspedes.

Estos no dudan en recomendar el servicio de la casa, la playa, la ubicación, la gastronomía y el increíble clima.

Valentina recibe muchos mensajes y reconoce que estar cerca de Riohacha también es un plus que destacan sus clientes, porque a algunos no les gusta estar tan retirados de la ciudad.

También pueden tener acceso rápido al aeropuerto, supermercados, droguerías, restaurantes, tiendas, o a una clínica en caso de emergencia. 

Pero quizás uno de los beneficios que más ofrece este destino es poder disfrutar de una playa de arena impecable, sin vendedores ambulantes, pues la paz y tranquilidad sumado al hermoso mar de color turquesa hacen de que este paisaje se viva a plenitud. 

Se pueden hacer largas caminatas, fogatas, porque es muy seguro el lugar. Además, a pocos kilómetros se encuentran las salinas de Manaure, El Cabo de la Vela y Uribia, capital indígena de La Guajira.

No se puede negar que sentirse en medio de un desierto es algo que embruja a los visitantes, por eso el espíritu aventurero se despierta en estas tierras.

@elcreativopepe

Sonriendo Valentina relata: “a muchos nos ha pasado y (me incluyo) que como el terreno es desértico, cuando llueve la arena se vuelve muy pastosa y la gente no sabe por dónde exactamente pasar, entonces los carros se atascan”.

“Esto ya hace parte del paseo, pero la gente se relaja saca cavas con cerveza, pone música, mientras logra desvarar el carro, con ayuda de uno que otro “paisano” como le decimos en La Guajira a los miembros de la comunidad Wuayuú”.

Por último, Valentina destaca que gracias a la ubicación geográfica de Casa Victoria los visitantes pueden tener una experiencia cercana con La Guajira

Los turistas llegan a sentirse cómodos y disfrutar del paisaje, de la artesanía Wuayuú, de la gastronomía, de la playa y cultivar poco a poco esas ganas de recorrer todo un territorio que se distingue por sus paisajes desérticos, dunas de arena gigantes, grandes salinas y oasis.

“La tierra del cactus, de Francisco El Hombre tiene un hermoso refugio llamado Casa Victoria que te invita a vivir una experiencia maravillosa”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *