Turquía: ¡¡ Otra vibra !!

El mundo es demasiado grande y, todos nos imaginamos conociendo uno u otro lugar, pero sin duda Turquía es una visita obligada, la puerta del viejo mundo, ¡un mundo de otro color! Imagínate estar sentado en una banca en Estambul, en uno de los paseos del Bósforo, mirando la inmensidad de su color azul; imagina pasear en un yate por sus aguas, viendo a Europa y toda su historia de un lado y, Asia y su inmensa cultura del otro, no hay palabras para explicar esa sensación, estás en el lugar donde dos mundos se unen para crear experiencias únicas. Imagínate estar a los pies de la inmensa Torre de Gálata, viendo como los colores de las luces engalanan su mística figura y pensar en todas las historias de amor que han pasado por allí ¿y por qué no? Vivir tu propia historia.

Estar en Estambul me dio una vibra que no había sentido en ningún otro lugar que he visitado, sus paisajes y los colores que roban sonrisas, sus mezquitas y los minaretes que parecen que custodiaran la ciudad; recorrer sus calles escuchando relatos de los lugareños y aprendiendo de esta maravillosa cultura te transportará a otra época, te hará sentir el protagonista de las historias; caminar desprevenido y encontrarte con los sabores de la tierra: especias, dulces, licores, la curiosidad puede contigo y terminas probando todo, descubriendo que hay mucho más que lo que ya conocías; esa es la magia que te ofrece Turquía.

Ankara, la capital, tuve la fortuna de estar allí el 10 de noviembre, aniversario de la muerte de Mustafa Ataturk, su fundador, la ciudad literalmente se paraliza para conmemorar este acontecimiento, miles de personas hacen filas todo el tiempo con una sonrisa en su cara para visitar el museo de uno de los líderes.

En Capadocia encontrarás un mundo que no parece real, la ciudad parece un pesebre de esos que con tanto fervor armamos en las navidades, allí lo tienes en vivo, sus paisajes, sus antiguas construcciones, las personas y sus costumbres, su religión que con canticos durante varias veces al día te recuerdan dónde estás y lo importante que es para ellos el momento de la oración; llegar en la madrugada a un paraje para subir a un globo de aire es algo que no se puede describir, ver la inmensidad del paisaje desde las alturas, ver ese espectáculo de más de 100 globos aerostáticos flotando, ver sus colores, ver las formaciones rocosas que están ahí a tu lado en el vuelo, ver las costumbres de los lugareños en esos parajes, ver el amanecer desde allí es algo que nunca olvidarás.

Cada día ver como los turcos son orgullosos de su bandera, de su raza, de su cultura, de sus costumbres es algo que te deja una gran enseñanza: ama lo que tienes hasta dar la vida por ello; en cada calle, en cada casa, en cada espacio siempre veras una bandera turca, veras un rostro amable que trata de hacerse entender y que le interesa mucho que aprendas de lo que trata de enseñarte. Visitar sus grandes fábricas de elaboración de tapetes turcos es vivir una experiencia desde ver cómo sale el gusano de seda de su capullo hasta ver los hermosos diseños que elaboran las artesanas y con los cuales enloquecerás por su belleza y exclusividad.

La alimentación es otro tema que cuando vas a viajar te preocupa, las especias, los sabores, los ingredientes, la preparación, etc. cuando decides viajar a Turquía es totalmente diferente, su comida es maravillosa, bien sazonada, saludable y variada: verduras, pollo, carne de cordero, pescado, derivados del queso y mucha agua y mucho té, mi consejo es que solo cierres los ojos y prestes para los miles de sabores y sensaciones que te vas a encontrar en la gastronomía turca; los lugares dispuestos para comer son espacios increíbles, dotados de escenografías que acompañan el momento y hacen aún más increíble las sensaciones que vivirás.

Durante los recorridos tendrás un cúmulo de experiencias que no olvidarás, recorrer sus calles y vivir de cerca su cultura, ir a un lugar nocturno y vivir sus bailes, su música; visitar las grandes casonas de principios del siglo XX donde podrás comprar o por lo menos ver las joyas turcas: rubíes, esmeraldas, diamantes, en fin, todo un mundo de fantasía; visitar sus manufacturas de cuero donde podrás disfrutar de un desfile de modas solo para ti, y poder interactuar con su cultura hace que tu experiencia sea verdaderamente diferente.

Visitar Pamukkale (Castillo de algodón) es todo un espectáculo que no querrás perderte, sus aguas ricas en bicarbonato de sodio, cloruro de sodio, bromuro y flúor, serán una gran razón para visitar y disfrutar de sus hermosos paisajes y darte un baño medicinal.

Éfeso es uno de los lugares más maravilloso del mundo, visitar en sus alrededores la que se ha considerado como la última morada de María la madre de Jesús; visitar las ruinas de la antigua ciudad es literalmente como viajar en el tiempo y encontrarte con las antiguas civilizaciones.

En la ciudad de Pergamo visitar el santuario curativo más influyente del mundo antiguo el Asclepion de Pergamo o templo de la medicina, considerado el Spa del imperio Romano, este recito medicinal está dedicado al dios griego Asclepion ( esculapio para los Romanos) quien fuera el dios de la medicina y la curación , se dice que por este sitio pasaron Cleopatra, Marco Aurelio, Adriano, en definitiva, estar en estos sitios es ir al inicio de la humanidad.

Estando es Izmir es imposible no escaparte y conocer un poco de Grecia, donde solo a una hora en barco podrás conocer bellas y rusticas ciudades como Chíos, donde su cultura, sus calles, te embrujaran en un mundo que aparece en las películas de épocas remotas.

No solo son estos, son muchísimos lugares que podrás descubrir, visitar la ciudad de Troya y recorrer sus laberintos. Turquía es un lugar mágico, eres una persona antes y serás otra después de regresar, ese encuentro con las raíces de la humanidad desde lo religioso, lo político, lo social, lo cultural, Turquía es un lugar que no puede faltar en tu lista de lugares para visitar en la vida, y todo esto obviamente lo debes hacer en compañía de un buen guía que te atrape y te lleve a ese mundo que vas a descubrir.

 

Visitar Turquía es una experiencia inolvidable………Estambul renueva tu energía, cambia tu vibra, reinicia todos tus chips……… no te lo pierdas

 

Por: Adriana Arroyave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *