Una parada en la sierra de Gata

AH DEL CASTILLO DE ELJAS!
Es en Eljas, donde podría empezar esta escapada a la sierra de Gata, que tiene en su castillo, una fortaleza del siglo XV su principal monumento. Si desde sus alturas brinda unas panorámicas nada despreciables de Eljas, con sus casitas blancas otorgándole su característica estampa, para los más calurosos, la visita puede ir acompañada de un baño en las piscinas naturales del pueblo, una verdadera delicia para refrescarse en verano.

 

PERDERSE EN SAN MARTÍN DE TREVEJO
San Martín de Trevejo pasa por ser el pueblo más bonito de la ruta, con su plaza mayor con arcadas y soportales de madera, sus casas-palacio –como la del Comendador y la de los Ojesto–, la iglesia de San Martín de Tours y el convento de San Miguel – levantado por San Francisco de Asís en 1454– . Para amenizar la visita nada como pasar también por sus boigas o pichorras, las bodegas donde degustar un buen vino.

Caceres-San-Mertin-Trevejo

Caceres-san-Mertin-de-Trevejo

HABLANDO A FALA
Eljas, San Martín de Trevejo y Valverde del Fresno –con un entorno de cuya tranquilidad le gusta disfrutar al presentador y con restos arqueológicos como las ruinas de Salvaleón– son los tres pueblecitos de la sierra de Gata que conforman la ruta de A Fala. Y es que es así como se llama el dialecto que se habla en ellos, un lenguaje transmitido de padres a hijos de forma oral que tiene mezcla de portugués y castellano.

 

POR LA CALZADA ROMANA
Al presentador le gusta recomendar esta ruta, sobre todo, porque tumban el tópico que él tenía de una Extremadura llena de dehesas de encinas, y que se esfumó a los dos minutos de ver estas tierras rodeadas de agua, castaños y robles. Para quedarse con esa idea nada como caminar por la calzada romana que los une y llegar hasta el castañar de los Ojestos, el más extenso de la región.

Caceres-Sierra-Gata

Caceres-sierra-de-gata

DE TREVEJO A ROBLEDILLO DE GATA
Más allá de la ruta de A Fala, la sierra de Gata ofrece otros rincones para seguir descubriendo, como la villa de Trevejo, a escasos 12 kilómetros de San Martín de Trevejo, con las ruinas de su antigua fortaleza musulmana y sus casas de teja árabe luciendo en medio de la serranía. Otro de los pueblos que no hay que perderse es Robledillo de Gata, uno de los más bonitos de esta sierra extremeña por sus construcciones de pizarra, madera y adobe y los arroyuelos que nutren a la fuente de Encimavilla bajo las casas. En él hay que detenerse en el museo Molino del Medio (molinodelmedio.com), dedicado al aceite típico de la zona, que se elaborada con la variedad manzanilla cacereña.

Caceres-Robledillo-de-Gata

PARA COMER Y DORMIR SIN PRISA
Llegada la hora del descanso y el yantar, la sierra de Gata también sabe de gastronomía. Para probar platos y vinos de la tierra, el restaurante Os Arcus (Plaza Mayor, 6), que ocupa una casa señorial en San Martín de Trevejo, es el lugar indicado. También en este pueblo merece una visita Los Cazadores (restaurantesierradegata.es), donde degustar buenos platos de cuchara de su recetario local. Más exclusivo y que se postula como uno de los mejores restaurantes del norte de Extremadura es El Aceite, en Eljas, que forma parte de la Almazara de San Pedro (almazaradesanpedro.com), dotado de baños árabes privados las 24 horas, masajes y las mejores instalaciones. Otras dos buenas opciones para una cómoda estancia, el hotel rural A Velha Fábrica (avelhafabrica.com), levantado sobre los restos de una vieja fábrica textil en Valverde del Fresno, o El Duende del Chafaril(hotelruralelchafaril.es), en San Martín de Trevejo, que ocupa un rehabilitado casón de piedra del siglo XIX y que cuenta con un completísimo spa.

Caceres-Sierra-Gata-Extremadura

Caceres-sierra-de-gata-hotel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *