Qué puedes hacer en Nueva Zelanda

Nueva Zelanda está repleta de actividades. Lo más difícil de tu itinerario será decidir qué harás primero.

Los magníficos paisajes y las costas de Nueva Zelanda encabezan la lista de lugares para explorar de muchas personas. Si la aventura es lo tuyo, tenemos una larga lista de emocionantes actividades que harán que tu corazón se acelere.

AVENTURA

Si los deportes de aventura son lo tuyo, prepárate para el viaje de tu vida.

Bungy, paracaidismo, espeleología deportiva, canotaje: Nueva Zelanda cuenta con todas las actividades de aventura que te puedas imaginar y otras sobre las que nunca has oído hablar. Todo con un telón de fondo de paisajes que te dejarán con la boca abierta.

Con frecuencia, Waitomo es lo primero que se viene a la mente cuando pensamos en practicar espeleología deportiva en Nueva Zelanda, sin embargo, por todo el país hay muchos sitios asombrosos que explorar para practicar este deporte.

Los magníficos paisajes de Nueva Zelanda adoptan una nueva dimensión si te encuentras a 12.000 pies de altura. Si haces paracaidismo en el lago Wanaka o en Queenstown, podrás observar la inmensidad del terreno alto de Central Otago y las montañas nevadas que rodean los lagos lustrosos. Y, en el otro extremo del país, un vuelo de paracaidismo en la región de Bay of Plenty o Rotorua te llevará sobre las aguas relucientes y los paisajes volcánicos.

Las montañas del interior de Nueva Zelanda alimentan un abanico de ríos de caudal rápido que atraviesan los bosques hasta llegar al mar. Los ríos de grado 1 ofrecen aguas relativamente calmas, mientras que los de grado 5 se consideran adecuados para deportes extremos. Las excursiones, que pueden ser de unas horas o de varios días, están a cargo de guías calificados en descenso de rápidos, que cumplen con los códigos de seguridad establecidos. Se provee todo el equipo e indumentaria especial.

Los ríos para practicar descenso de rápidos de la Isla Norte se encuentran principalmente en las áreas costeras del centro-este de las regiones Bay of Plenty y Hawke’s Bay. En la Isla Sur, podrás probar el descenso de rápidos cerca del pueblo turístico de Queenstown, en Christchurch y en la región de West Coast.

DEPORTES

Si lo tuyo es el golf, sabrás que es imposible visitar un lugar sin buscar un campo de golf. En Nueva Zelanda, están por todas partes: desde las grandes ciudades hasta los más pequeños pueblos rurales. Y lo mejor de todo es que son asequibles. Las tarifas por usarlos son especialmente razonables, y los visitantes son siempre bienvenidos. El golf es el deporte con más participación en Nueva Zelanda, y el país ha producido algunos jugadores tan notables como Sir Bob Charles y Michael Campbell.

No existe una mejor forma de sumergirte en los paisajes y la magnificencia de Nueva Zelanda que desde el asiento de una bicicleta.

En bici, cada esquina tiene un ángulo distinto, otra parada, otra foto. Los lugares más comunes se vuelven especiales cuando te detienes y conversas con las personas. Puedes ir a cualquier parte del país. Desde los agradables climas del norte subtropical hasta las refrescantes tierras de Southland, las excelentes carreteras te llevarán donde quieras ir. Una experiencia imprescindible para los ciclistas apasionados es la ruta de ciclismo New Zealand Cycle Trail. Esta iniciativa, que incluye los 23 circuitos Great Rides que se extienden a lo largo de la Isla Norte y la Isla Sur, muestra el exuberante bosque autóctono, espectaculares vistas alpinas y lugares secretos del paraíso costero que han hecho famosa a Nueva Zelanda. Todos los paseos son gratuitos y de fácil acceso, y puedes elegir hacerlos solo o con un guía.

El rugby, constituye la columna deportiva de Nueva Zelanda, con equipos de aficionados y de súper estrellas. Los Kiwis son orgullosos y apasionados fanáticos del deporte.

Aparecen en ciudades, en pequeños pueblos y prados rurales, ningún paisaje de Nueva Zelanda estaría completo sin un par de postes de rugby. Hay indicios de este deporte en todos los rincones, ya sea un niño perfeccionando su patada en el parque o un seguidor orgulloso llevando  la camiseta de su equipo por las calles. Es imposible no simpatizar con este deporte que viene conquistando el mundo.

ESQUÍ

Imagínate lo que es esquiar en Nueva Zelanda: un magnífico día de invierno, un paisaje impresionante y una montaña de nieve virgen.

La temporada va desde junio a octubre, los paisajes son algo fuera de este mundo, el equipo es fácil de alquilar, y las colas son bastante cortas. Los campos de esquí de Nueva Zelanda están relativamente vacíos, poseen amplias cuencas y laderas suaves para los esquiadores novatos y oportunidades para practicar esquí fuera de pista y heliesquí para los deportistas más atrevidos.

Regiones para esquiar en Nueva Zelanda

La Isla Sur tiene nueve campos comerciales para esquiar a poca distancia de Queenstown y Christchurch, donde encontrarás un paisaje espectacular, mucha nieve fantástica y diversas pistas. El monte Ruapehu de la Isla Norte, con sus dos campos comerciales, es el único volcán del país donde se puede esquiar.

ACTIVIDADES ACUÁTICAS

Miles de kilómetros de costa, lagos y ríos proclaman a Nueva Zelanda como la meca de los deportes acuáticos.

Navegar, surfear, bucear, pescar… los neozelandeses amamos el agua y tenemos tantas buenas opciones que es difícil elegir cuando se trata de actividades acuáticas. Dejarse llevar por la pasión por el agua es fácil, y el límite lo pone tu imaginación.

Un tour guiado en kayak por Nueva Zelanda te puede llevar a cualquier lugar, desde las aguas resguardadas de los estrechos de Marlborough Sounds y la grandeza monumental de los fiordos hasta safaris acuáticos que recorren, por ejemplo, Bay of Islands y el golfo Hauraki de Auckland. Rema con los delfines, rema por una reserva marina y zambúllete para hacer buceo de superficie, y rema en una waka maorí (todo es posible).

Si eres un regatista experto, puedes alquilar una embarcación y emprender tu propia aventura, o bien, si deseas relajarte y ver como el mundo gira a tu alrededor lentamente, puedes elegir contratar un capitán y una tripulación. Los viajes con capitán y los tours de navegación van desde un crucero de lujo con merienda en el puerto hasta varios días en un gran yate oceánico con todas las comodidades. Los modelos y las velocidades de los botes varían desde los históricos de barcos de vela cuadra hasta los ganadores neozelandeses de la Copa de América de la más alta tecnología.

El fallecido Jacques Cousteau dijo una vez que pensaba que la Reserva marina de las Islas Poor Knights, cerca de Bay of Islands de Nueva Zelanda, era uno de los cinco mejores lugares del mundo para bucear. Esto te da una idea de lo que puedes esperar cuando vengas a bucear a Nueva Zelanda.

Puedes bucear en restos de naufragios, paredes y arrecifes subtropicales en aguas limpias y cristalinas. Puedes explorar inmensos bosques de algas marinas o nadar en medio de un banco de peces o junto a los delfines. Para vivir una aventura y una experiencia diferentes, prueba el buceo en kayak o descender durante la noche.

En Nueva Zelanda, siempre estás cerca del mar, y lo más probable es que haya una gran rompiente para surf en algún punto de la costa no muy lejano. Si has pensado en aprender surf, pero nunca encontraste el momento, unas vacaciones en Nueva Zelanda pueden ser la oportunidad perfecta. Inscríbete para tomar clases en una de las escuelas de surf y volverás a casa con muchas nuevas habilidades.

Los impresionantes parajes de la costa y los lagos del país hacen aún más agradable la práctica de windsurf o kitesurf.

Si prefieres explorar las tranquilas aguas tierra adentro, saltar a través de un puerto o navegar las olas, siempre habrá un lugar perfecto para ti.  Puedes alquilar tablas y contratar instructores en la mayoría de las áreas más populares para practicar windsurf, entre otras, Bay of Islands, Auckland, Taupo, Wellington, Christchurch, Queenstown y Dunedin.
Si te gusta el agua y también el aire, prueba el kitesurf. Este deporte acuático extremo tiene un grupo de seguidores cada vez mayor en Nueva Zelanda. Amarrados a una cometa al estilo parapente con una pequeña tabla adosada a los pies, quienes practican kitesurf se mueven contra el viento, principalmente en el agua y, a ratos, en el aire.
 

STARGAZING

Sus cielos oscuros y despejados con características únicas y paisajes sobrenaturales hacen que observar las estrellas en Nueva Zelanda sea una experiencia mágica que te dejará sin aliento.

Aquí, los cielos parecen estar más cerca de la tierra. Contempla las constelaciones y las estrellas fugaces en cielos oscuros y brillantes; gran parte del país no tiene contaminación luminosa y cuenta con algunos de los observatorios más accesibles del mundo.

Los cielos más oscuros del mundo

Recientemente, 4300 kilómetros cuadrados de la Isla Sur de Nueva Zelanda recibieron el reconocimiento de Reserva internacional de Cielo Oscuro, la reserva de este tipo más extensa del mundo. Esta reserva de cielo oscuro abarca gran parte de la región de Aoraki/monte Cook Mackenzie, y la han denominado “uno de los mejores sitios para ver las estrellas en la tierra”. Dirígete a Big Sky Stargazing al pie del monte Cook o únete a uno de los tour de Earth & Sky en el observatorio del monte John de Tekapo. Aquí, disfrutarás de una experiencia inolvidable en que observarás las estrellas a través de telescopios profesionales junto con guías entendidos en la materia que te contagiarán con su entusiasmo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *