GUAINÍA, COLOMBIA: LA ‘TIERRA DE MUCHAS AGUAS’

Tierra de muchas aguas Guainía’. En lengua indígena, ese es el significado de Guainía, el departamento del suroriente de Colombia que tiene por capital a Inírida. Este municipio, fundado el 5 de agosto de 1974, tiene una temperatura promedio de 25ºC y sus principales vías de comunicación son los ríos.

÷
¨

Tienen una gran riqueza arqueológica milenaria a lo largo del rio y comunidades, las formaciones rocosas que posee el Guainía, son una maravilla natural de gran impacto. Inírida capital de Guainía se levanta la impotente la flor de Inírida de particular belleza la que solo se encuentra en los alrededores húmedos y pantanosos de la población.

Guainía posee gran cantidad de ríos siendo navegables preferiblemente en invierno segundo semestre.

Inírida, es una ciudad pequeña y agradable que se visita mayormente como punto de partida hacia destinos como los cerros de Mavecure o la estrella fluvial del sur en la capital de Guainía.

Pisar algunas de las rocas más antiguas del planeta, como las que conforman los cerros de Mavecure; y nadar en el punto donde confluyen los ríos Atabapo, Guaviare y Orinoco -que el naturalista alemán Alexander von Humboldt bautizó como la estrella fluvial del oriente a principios del siglo XIX- son experiencias que los viajeros se pueden llevar de Inírida y del Guainía.

Visitar el parque nacional Puinawai, donde encontrarás todo tipo de plantas y quedarás encantado con hermosos paisajes que podrás disfrutar en lancha o a pie, como más los prefieras; en Guainía no debes preocuparte en donde dormir pues encontrarás distintos tipos de hoteles, yo recomiendo en especial al Hotel Toninas, atendido por sus amables propietarios Mauricio Bernal y familia.

Disfruta de los indígenas y sus costumbres donde quedarás encantado con su cultura, gastronomía y artesanías.

Hay que disfrutar las fiestas, tales como el Festival de Verano y el Festival de las Colonias y encuentro de tres culturas.

Apreciar el paisaje que ofrecen los cerros Mono, Pajarito y Mavecure, ubicados a una hora y media al sur de Inírida -en lancha rápida-, es un plan inolvidable para los viajeros que visitan esta hermosa región.

Disfrutar la mega Biodiversidad que abre una gran ventana con el Étno-Eco turismo como: avistamiento de aves, senderismo y todas las que esta encierra en la Guainía, cuentan con gran número de Étnias indígenas las cuales viven en su entorno natural y sus costumbres nativas.

ADMIRA LAS ARTESANÍAS INDÍGENAS EN COCO VIEJO

El chiqui chiqui, una palma con la que se hacen los techos de los ranchos que se ven en las orillas del río Guaviare, es la materia prima de las artesanías que se venden en la comunidad de Coco Viejo.

A este sitio se llega en lancha luego de un viaje de 10 minutos hacia el norte desde Inírida. Allí se exhiben jarrones y otros objetos hechos de chiqui chiqui, arcilla y la ceniza de un árbol y elaborados por la etnia Curripaca, donde sobresale Melvino Izquierdo Yavinape, unos de los líderes más destacados de esta comunidad indígena.

Desde Inírida se puede viajar en lancha durante cerca de una hora hacia el norte para flotar en el Orinoco, el tercer río más caudaloso del mundo. Allí se encuentra un punto que el naturalista alemán Alexander von Humboldt bautizó a comienzos del siglo XIX como la estrella fluvial del oriente debido a que en el sitio confluyen también los ríos Atabapo y Guaviare.

Una hora y media toma el viaje en lancha rápida hacia el sur desde Inírida hasta Caño San Joaquín, un refugio tranquilo que se encuentra escondido detrás de los imponentes cerros de Mavecure. En este lugar las canoas de los pescadores de la zona surcan el agua, de color oscuro como el té, mientras los viajeros se refrescan luego de haberse tendido sobre las formaciones rocosas para asolearse.

Basta recorrer cinco kilómetros hacia el sur desde el aeropuerto César Gaviria Trujillo, en Inírida, para llegar a las sabanas donde crece la flor de Inírida, que le da su nombre a la capital del departamento del Guainía. Esta flor roja, parecida a una espiga, es endémica de la región y crece en terrenos arenosos cerca de los ríos Inírida y Guainía.

Para llegar a los cerros de Mavecure, Mono y Pajarito, se puede viajar una hora y media en lancha rápida hacia el sur desde Inírida. En este lugar se alzan los cerros, que surgieron en la era Precámbrica y hacen parte del escudo guayanés. El primero, de 250 m de altura, es el único al que se puede subir (con un guía para evitar perderse) y contemplar panorámicas del río Inírida, donde se puede practicar la pesca deportiva.

±

*Invitación especial de la Gobernación del Guainía, Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y Fontur.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *