Grandes Reportajes: Bután, viaje al reino del Himalaya

Los valles de este país de montañas albergan aldeas y templos que apenas han cambiado en siglos.

Bután parece una quimera hecha realidad. Este reino enclavado en medio del Himalaya permanece como hace siglos, con sus creencias budistas, sus pueblos aislados entre montañas de más de 6.000 metros y senderos jalonados por santuarios con banderas que lanzan oraciones al viento. De pequeño tamaño (38.394 km) y vecino de las potentes India y China –Bután linda con Tíbet–, el país se mantiene independiente desde que en el siglo VIII Guru Rimpoche, considerado como el Segundo Buda, introdujo el budismo tántrico en la región.

Con un patrimonio natural y cultural casi intacto, Bután basa su atractivo turístico en el ritmo lento que rige los días tanto de locales como de visitantes. Su emplazamiento, entre cañones y picos escarpados, es la clave de la «ralentización vital» que se observa a lo largo de este viaje, un recorrido que parte del valle de Paro, visita la capital, Thimphu, y se adentra en los bonitos valles de Punakha, Phobjika y Bumthang, punteados de aldeas y monasterios. El preludio a las experiencias que aguardan al viajero en Bután es espectacular: el montañoso relieve que rodea el aeropuerto internacional de Paro obliga al avión a entrar por un desfiladero y a casi colocarse de lado antes de tomar tierra.

 

EL NIDO DEL TIGRE

El monasterio Taktsang (siglo VIII), en el valle de Paro, es uno de los más espectaculares del país por su emplazamiento, encastado en el flanco de un risco.

Nido de Tigre. EL NIDO DEL TIGRE

 

Cinco lugares clave

1. Valle de Paro. Entre sus visitas ineludibles destaca la fortaleza (dzong) de Paro y el monasterio de Taktsang.

2. Thimphu. La capital butanesa tiene varios atractivos: el dzong, el Museo de Textiles y la Escuela de Artes y Oficios. Para pasear, el mercado del fin de semana y las tiendas de artesanía.

3. Punakha. Capital de 1637 a 1907, es una buena base para practicar senderismo y visitar aldeas tradicionales.

4. Valle de Phobjika. Es un lugar ideal para observar fauna salvaje por su proximidad al P. N. Jigme Singye Wangchuk.

5. Región de Bumthang. Se la considera el centro espiritual del país por sus monasterios centenarios. Jakar, la principal población, tiene un bonito dzong.

Mapa de Butan. Cinco lugares clave

 

VALLE DE PARO

Sus arrozales y sus granjas son la primera imagen de Bután que ve el viajero. La fortaleza o dzong que se erige a las afueras de la ciudad alberga el Museo Nacional.

Valle de Paro. VALLE DE PARO

 

THIMPHU

Vista de la capital de Bután desde el puente de Thimphu. A su alrededor se extiende un territorio de bosques, picos y puertos de montaña que superan los 4.000 m de altitud.

THIMPHU

 

DZONG DE PUNAKHA

Contiene una veintena de templos con balcones e interiores bellamente tallados.

DZONG DE PUNAKHA

 

VALLE DE PHOBJIKA

Es una etapa ineludible por albergar el Parque Nacional Jigme Singye Wangchuck y por localidades como Gantey, en la imagen.

VALLE DE PHOBJIKA. . VALLE DE PHOBJIKA

 

GANTEY

El monasterio Gantey Gompa, en el valle de Phobjika, celebra un festival o tshechu muy vistoso, con danzas y música tradicionales. El edificio principal contiene pinturas y tallas muy elaboradas.

GANTEY . GANTEY

 

BUMTHANG

Centro espiritual de Bután, alberga los monasterios más antiguos del país. Bajo estas líneas, patio del de Kharchu Dratsang.

BUMTHANG

 

Aldeas butanesas

Son núcleos muy pequeños pero con casas grandes, construidas con adobe, bambú y madera. La primera planta se dedica a los animales, la segunda se usa como almacén y cocina, y en la tercera reside la familia. Cada vivienda suele destinar un pequeño espacio para el altar familiar o chosum. La ayuda entre vecinos es la base de estas comunidades.

Las aldeas Butanesas. Aldeas butanesas

 

Molinillo de plegaria

La religión nacional es el budismo mahayana, una fe que profesan más del 70% de los butaneses. Originaria del vecino Tíbet, se introdujo en Bután en el siglo XI y adoptó sus propios rituales y organización monástica. Los santuarios (chorten), las imágenes de dioses y santos, las banderas de oración y los molinillos de plegaria prácticamente no difieren.

Molinillo de oración. Molinillo de plegaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *