Grecia: Partenón, el gran templo de Atenea

Tras la destrucción de la Acrópolis por los persas en 480 a.C., Pericles proyectó la construcción en la colina sagrada de un majestuoso templo a mayor gloria de Atenea

El símbolo del poder ateniense

El símbolo del poder ateniense

En el año 449 a.C., Pericles persuadió a los atenienses de la necesidad de erigir en la Acrópolis un templo dedicado a Atenea, como testimonio de la grandeza de la ciudad.

 

Atenea, la protagonista

Atenea, la protagonista

Los dos frontones del Partenón fueron las últimas decoraciones escultóricas que se llevaron a cabo. El del este, que apenas se conserva, narraba el nacimiento de Atenea.

 

Acróteras y estatuas

Acróteras y estatuas

Un lapita y un centauro se enfrentan en esta metopa del partenón. Nuevo Museo de la Acrópolis, Atenas.

 

Las inmensas columnas

Las inmensas columnas

Ocho columnas decoran los frontales del Partenón, y diecisiete sus flancos laterales. De estilo dórico, cada una mide 10,93 metros de alto y 1,91 de diámetro.

 

Los obreros del Partenón

Los obreros del Partenón

Multitud de obreros especializados trabajaron en la construcción del Partenón, como muestra el óleo de la imagen, copia de W. Ahlborn de 1836.

 

La colina de Atenea

La colina de Atenea

La Acrópolis acoge otros templos dedicados a Atenea, como el Erecteion, a la izquierda del Partenón, y el de Atenea Niké, en el bastión de la derecha.

 

Divinidades en el friso

Divinidades en el friso

Los dioses Poseidón, Apolo y Ártemis contemplan desde el Olimpo la procesión de las Panateneas en este fragmento de friso del Partenón. Museo Británico.

 

Dedicada a la diosa

Dedicada a la diosa

Apodada “la malcarada” por su seriedad, esta koré, obra del escultor Eutidicos, se halló en la Acrópolis. Era una ofrenda votiva a Atenea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *