España: Así será el verano en Costa Brava

Una previsión llena de estímulos con el hotel Alàbriga de S’Agaró como campo base.

Será experiencial

SERÁ EXPERIENCIAL

Los gurús de lo exclusivo llevan años advirtiendo que el hedonismo va de vivir, no de ostentar. Por eso, la sofisticación de las actividades es una de las realidades que marcará el sol y playa. ¿Entre las más deseadas? Excursiones en helicóptero sobrevolando Barcelona, Montserrat y la Garrotxa como las que organiza Turisvoldesayunos en globo, green fees y recorridos con olor a salitre en el codiciado PGA Catalunya Resort  o tours en un yate privado como el que ofrece el Hotel Alàbriga. Una experiencia que permite a sus huéspedes llegar a calas recónditas, disfrutar de esta paredes tan fotogénicas desde un punto de vista único y darse un baño en las aguas más cristalinas de este litoral.

 

Será íntimo

SERÁ ÍNTIMO

Si algo se ha aprendido del lujo asiático es que no hay nada como tener espacio, oxígeno y amplitud. No obstante, eso no quita que sorprenda que un edificio tan imponente e integrado como el de este hotel solo conste de 29 habitaciones. ¿El secreto? Que todas ellas tienen tamaño suite y, al menos, dos dormitorios separados. De este modo cada estancia se convierte en un hogary, en el caso de las Penthouse -la más exclusiva de todas- llega a ser un señor apartamento con dos pisos, jacuzzi mirando al mar y un servicio de mayordomía que no consiste en rendir pleitesía porque sí, sino en estar sin estar, como mandan los nuevos cánones.

 

Será disfrutón. Será sabroso

SERÁ SABROSO

No es una casualidad que Costa Brava acumule un gran número de restaurantes con estrella Michelin en tan poco espacio. Los más gastrónomos apuntan a la fusión del mar y la montaña como la clave de este Olimpo pero el nivel de exigencia de los comensales que aquí veranean es también definitorio. Por eso, desde que abrió hace dos años, el Hotel Alàbriga peleó por estar en la Guía Roja apostando por un chef indiscutible: Paco Pérez. Esta temporada toma el relevo Abraham Artigas, quien le sucede proponiendo un menú degustación de ingredientes locales bien armonizados y y muy bien maridados con los que el restaurante Terra busca consolidar su estrella. Al otro lado de las paredes de este espacio, Costa Brava espera con apuestas seguras como las de Compartir en CadaquésCastell de Peralada o Els Brancs en Rosas.

 

Será orgánicamente disfrutón

SERÁ ORGÁNICAMENTE DISFRUTÓN

El lujo ya no consiste en buscar delicias en coordenadas exóticas y remotas, también en degustarlas en su propio entorno, como si lo orgánico no solo certificara la procedencia y la calidad. De ahí que el enoturismo en toda esta región haya irrumpido con fuerza, sobre todo en iniciativas como la de Finca Bell Lloc donde lo ecológico no es solo un sello que luzca en la etiqueta de sus vinos, también es una filosofía con la que el estudio RCR levantó las instalaciones de su Celler Brugarol y con la que realizan sus mermeladas, aceites y quesos.

 

Será con salitre pero sin arena

SERÁ CON SALITRE PERO SIN ARENA

Otra vertiente de esta tendencia está en el comer mirando al mar, un concepto que ya no es propiedad única de chiringuitos y terrazas. El auge de los Sea Clubs, espacios exclusivos donde disfrutar del mar desde su piscina no solo se explica por el placer del remojo. También por las apuestas gastronómicas en las que el pescado y el marisco es el protagonista y que explica el éxito del Sea Club del Hotel Alábriga, un espacio coqueto, silencioso y, sobre todo, delicioso.

 

Será artístico o no será

SERÁ ARTÍSTICO O NO SERÁ

La influencia de Dalí, del diseño industrial-rural y de las decenas de artistas que han encontrado en sus calas y pueblitos la inspiración hacen de la Costa Brava un destino de veraneo muy estimulante. A ello se ha sumado, en los últimos años, una agenda de festivales de todo tipo que convierten al aftersun en un plan musical para todos los gustos. Pero, más allá de los ya clásicos centros del triángulo de Dalí hay otras citas con el arte indispensables como el Espai Carmen Thyssen en San Feliu de Guíxols, la Galería Mestral en L’Escala o las instalaciones del propio hotel (en la imagen), donde cuelgan obras de artistas contemporáneos que van desde el pop art más llamativo hasta la abstracción y el expresionismo actual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *