Europa: Amalfi, un bello punto de la costa italiana

Al momento de conocer Italia, existen muchas dudas, como ¿por dónde empezar? Las opciones son múltiples, entre ellas Roma, Milán, Florencia o Venecia, aunque en realidad, cada rincón de este país vale la pena ser recorrido. En caso de querer contar con otras alternativas, la costa de Amalfi es digna de ser visitada de principio a fin.

La costa amalfitana está ubicada en la península de Sorrento, en el extremo sur de la bahía de Napoles. El escenario  hace alusión a aquella vida serena y bella a la italiana. Lo que más resalta son los acantilados adornados con casas en colores pasteles, las montañas verdes y espesas, y el azul profundo de su mar.

En 1997, Amalfi fue declarada como Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco. Esta costa tiene tres pueblos famosos por su belleza y propuesta cultural y gastronómica: Amalfi, Positano y Ravello. Cada uno ha inspirado la obra de diferentes artistas, como el escritor Giovani Boccacio del siglo XIV, el compositor Richard Wagner del siglo XIX, y el dramaturgo Tennessee Williams del siglo XX.

 

Para comenzar, está bien hacerlo desde Salerno, un concurrido puerto, reconocido por ser punto estratégico de acceso para los Aliados durante la invasión de Italia en el año de 1943. En Vietri sul Mare, que es una importante villa, puede comprar un buen souvenir, ya que el lugar es reconocido por sus cerámicas. En Capo d’Orso se puede deleitar con grandes vistas, y da contra los pueblos de Maiori, con playas arenonas, y Minori, donde encuentra ruinas del primer siglo desués de Cristo. Para después pasar a Atrani, con dos importantes iglesias, antes de entrar a Ravello.

 

Ravello es uno de los pueblos más románticos del sur italiano, perfecto para una escapada de fin de semana. Su paisaje es de pendientes empinadas, jardines divinos como los de Villa Cimbrone, caminos pacíficos y una gran variedad para disfrutar la costa amalfitana. En su centro se encuentra una catedral del siglo XI y Villa Rufolo, del siglo XIII, que ha hospedado a grandes personajes, como papas y reyes, asimismo a Richard Wagner, que compuso aquí parte de su opera Persifal, en el año de 1880.

 

Amalfi como pueblo, históricamente fue una importante república martítima, junto con Venecia, Pisa y Genoa. Ahora es un importante punto para sentarse en la playa, conocer cafés y acceder a diferentes tiendas, por su calído clima es bastante concurrido por diferentes grupos de personas en el verano. No lo olvide pasar por el ostentoso Duomo di Saint’Andrea y el Claustro del Paraíso.

Al oeste de Amalfi se ubican Praiano y Positano, se llega a través del camino de Grotta dello Smeraldo, una cueva marina de aguas esmeralda a la que puede acceder por bote o un pasaje de piedra. Praiano y Positano son de los pueblos más pintorescos del país, teniendo una importante vista a las montañas de Lattari.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *