Hoteles: Hotel Sol mandarina, un espacio para el alma

En tiempos donde el turismo es absolutamente depredador, encontrar opciones para disfrutar de un buen viaje en el que se pueda descansar a placer es cada vez más complejo. Sin embargo, el municipio de Villa de Leyva es un lugar completamente tranquilo, alejado de los excesos en el que se encuentran espacios llenos de paz y tranquilidad.

Uno de esos lugares es el hotel Sol Mandarina, ubicado en todo el corazón de este municipio boyacense y que cuenta con todas las comodidades para descansar a placer. Su orgánico concepto arquitectónico permite gozar de los paisajes andinos, de verdes infinitos y conmovedores, que hacen posible un descanso pleno de cuerpo, alma y espíritu.

Quisimos hacer un espacio para conocer gente, que la pasaran rico, que disfrutaran. Pero cuando nosotros invitábamos a las personas a hacer estas actividades no se querían ir, y dijimos que tenía que ser con alojamiento. Era algo que se hacía de forma esporádica, hasta que poco a poco vimos cómo fue creciendo”, afirmó Helena Padilla propietaria del lugar a Passport.

Lo que comenzó como una invitación para conocer un lote, terminó con este sueño hecho realidad. Primero un señor misterioso les dijo que quería conocer la casa, pero para Helena la sorpresa fue mayor cuando se enteró que ese hombre era el director de un proyecto que se llama ‘Los pequeños hoteles con encanto’ que rápidamente expresó su interés en incluir a ‘Sol mandarina’ en ese selecto grupo.

El acceso al hotel se hace a través de un bello puente en el que resalta la textura de sus muros que evocan el vínculo con la tierra.

Sol Mandarina tiene para sus huéspedes preciosos espacios con un encanto particular que son sello distintivo. La terraza mirador, el solárium, los sembrados de áloe vera y su oratorio, son ideales para la relajación y el esparcimiento.

Uno de los principales atractivos de este lugar es que justamente nunca hay un plan obligatorio por hacer. Los huéspedes son libres elegir qué desean hacer y en qué momento lo prefieren ejecutar.

“Estamos en esta sociedad tan atacada por la obligatoriedad diciendo que hay que hacer cosas. Lo que queremos que la gente encuentre acá es un espacio que sea ocupado por ellos y puedan escoger lo que quieran hacer”, indicó la propietaria del lugar.

Si usted está de paseo por Villa de Leyva y desea probar lo mejor de la gastronomía local e internacional, acompañado de un paisaje maravilloso, un lugar recomendado es el Hotel Sol Mandarina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *