‘Colombia está viviendo su momento’

Con 120 millones de ejemplares vendidos, Lonely Planet es como una brújula de papel, la referencia número uno en libros para viajeros en todo el mundo. La prestigiosa editorial escogió a Colombia como su destino recomendado en 2017 y gracias a esto se espera que cientos de visitantes lleguen este año al país. Daniel Houghton, director ejecutivo de esta multinacional, estuvo en Colombia –con su cámara al hombro– recorriendo la riqueza hídrica de los páramos que circundan Bogotá y hablando del potencial colombiano en tiempos de paz. 

Parque Nacional chingaza 1

“El turismo se ha vuelto muy importante para Colombia y se ha hecho un esfuerzo importante en la promoción del mismo”.

EL TIEMPO entrevistó al estadounidense, quien a sus 28 años aún transpira la pasión de quien tiene por oficio recorrer los lugares más sorprendentes del mundo al frente de esta editorial, especializada desde 1963 en entregar prácticos consejos a millones de viajeros.

¿Por qué escogieron a Colombia como el destino para 2017?

Fueron muchos factores: la vida salvaje… Bogotá es una ciudad espectacular, y hay escenas notables en lo musical y lo gastronómico. Pero creo que lo que sobresale más que cualquier otra cosa es la gente. El país ha pasado por una increíble evolución en los últimos años. Creo que era un lugar limitado para cierta cantidad de viajeros, dispuestos a venir sin mucha información, pero ahora Colombia está viviendo su momento. Ha habido esfuerzos para resaltar las grandes cosas que ofrece.

¿Qué tipo de lugares le gusta visitar?

No hay muchos lugares que no haya disfrutado, y he tenido la oportunidad de ver sitios increíbles. Ansío abandonar la ciudad y ver algo del campo porque me gustan los espacios abiertos. Cualquier lugar que tenga vida salvaje es fenomenal. Al mismo tiempo me he sentido fascinado por un lugar como Shanghái, que es una megaciudad. Lo mismo puedo decir de Bombay, en la India. Depende de cuál es el objetivo cuando se viaja.

¿Qué está pasando en Lonely Planet, están ahora más enfocados en las plataformas digitales?

No lo describiría así. No es que hayamos mermado nuestro catálogo o dejado de darles prioridad a los impresos para enfocarnos en las plataformas digitales. Se trata de ambos negocios. Si se piensa el negocio como una compañía de contenidos, que es lo que hemos sido desde hace mucho tiempo, esos contenidos pueden ir en un libro, en un sitio web, en una aplicación para móviles, en la radio, la televisión o las redes sociales. Para nosotros el punto es la producción de contenido y la distribución a través de varias plataformas. Hemos puesto gran esfuerzo en la presencia en medios digitales, especialmente en dispositivos móviles.

También tratamos de ofrecer productos que pueden ayudar en diferentes etapas del viaje. Si visita el sitio web, queremos que el viajero pueda sentirse inspirado y que aprenda acerca de su destino. 

¿Cómo mantienen la tradición de la marca?

Lo que siempre nos ha hecho especiales es que vamos a los lugares, y enviamos no solo una persona sino a un grupo de personas, con diferentes tipos de vida para que entiendan ese lugar. Luego seguimos aportando información sobre ese destino, a lo largo de los años. De allí es que viene nuestra reputación y confianza. Lo que se mantiene intacto es que si conoces a alguien que ha estado en un lugar, le vas a preguntar: ‘¿qué puedo hacer?’ La respuesta determinará si ese es un lugar al que quieres ir.

El Parque Nacional Natural Chingaza se encuentra ubicado en la cordillera Oriental de los Andes, al noreste de Bogotá.

Lo que nos ha diferenciado en el negocio de los libros es la autenticidad. Tratamos describirlo tal cual es, tanto como es posible. Hay que mantenerse fiel a eso, y eso es lo que hace al contenido especial, incluso en un mundo con internet. Mucha de la información allí contenida no es confiable. Nosotros vamos a cualquier lugar del mundo que sea seguro para enviar a nuestros empleados, y más o menos tenemos cubierto el 95 por ciento del globo. Nos gustaría expandir eso, actualizar la información más frecuentemente. La autenticidad de esto es increíblemente importante. De otra forma, es solo información al azar.

Nosotros vamos a cualquier lugar del mundo que sea seguro para enviar a nuestros empleados

¿No está Lonely Planet muy enfocado en los lugares hiperturísticos de las ciudades?

​Tenemos productos diferentes. En cuanto a libros, tenemos desde guías de bolsillo –que hablan sobre los puntos de referencia–, pasando por libros dedicados exclusivamente a los puntos de referencia –llamado ‘Lo mejor de’–, hasta una guía a profundidad. Por ejemplo, tenemos una sobre Suramérica que te tomaría mucho tiempo leer, y en la que exploramos a profundidad, con gran cantidad de información. Hacemos esto porque la gente diferente busca diferentes opciones.

¿Cuál es su opinión frente a las políticas del gobierno de Donald Trump hacia los viajeros?

Manejamos un negocio global y nuestras oficinas principales no están en Estados Unidos, donde vivo. Cubrimos todos los rincones del planeta y siempre tenemos gente en el territorio. Así que asuntos como estos aparecen frecuentemente. Siempre hay fronteras abriéndose, cerrándose, estableciendo restricciones… tratamos de mantenernos en las dimensiones reales de la situación. Nuestro trabajo es contar cuáles son las reglas, cómo podemos facilitar que la gente llegue a su destino, y la política no es nuestro negocio. Son asuntos muy complicados, aún en desarrollo, y definitivamente apoyamos la libertad religiosa, la diversidad.

¿Recomendaría a los musulmanes, por ejemplo, tener cuidado en EE. UU.?

Siempre tratamos de informarle a la gente sobre diferentes culturas y potenciales sensibilidades. La seguridad es lo más importante al viajar. Algo de lo que la gente no habla mucho es que cuando se emprende un viaje se gasta gran cantidad de dinero, esfuerzo y tiempo. Por supuesto, nadie quiere que los viajes salgan mal. Por eso tratamos de ponerle la mayor atención posible a la seguridad.

El turismo no solo impacta la economía sino que también modifica las costumbres, los territorios. ¿Cuál es su opinión general del turismo?

Hecho de la forma correcta, puede abrir los ojos de las personas, y eso tiende a ser algo positivo. La gente puede descubrir culturas nuevas, gente nueva y entender sobre la diferencia.

Evidentemente, hay una forma positiva y otra negativa de hacer turismo. Algo de lo que estamos muy orgullosos en Lonely Planet es que siempre tratamos de que los lectores entiendan la cultura de un lugar, las costumbres y los comportamientos que puedan ofender a alguien. Me gustaría pensar que la gente con ese tipo de información viajará responsablemente y tratamos muy fuertemente de que la gente salga al mundo con esa mentalidad.

Si tuviera la oportunidad de viajar por un periodo largo de tiempo, ¿adónde lo haría?

Difícil decisión. Probablemente emprendería un largo viaje de carretera, dormiría en el carro o acamparía, en Suramérica o algunas partes de Europa que aún desconozco.

Parque Nacional chingaza 4

“Probablemente emprendería un largo viaje de carretera, dormiría en el carro o acamparía, en Suramérica”.

¿Por qué Suramérica?

Es un lugar en el que he estado unas cinco o seis veces y es un lugar hermoso. Me encanta la cultura de todos los países en los que he estado, y tiene unos paisajes increíbles. Nunca he estado en Chile y me gustaría explorar lugares como Tierra del Fuego, y aún más al sur. Con suerte, algún día tendré la oportunidad de recorrer esos territorios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *