Laos: Luang Prabang, reflejos en una ciudad dorada

La histórica capital a orillas del Mekong alberga un patrimonio único en el Sudeste Asiático

Cuando los primeros rayos de sol hacen su aparición, los monjes salen de sus monasterios. En ordenada y muda procesión recorren con cuencos colgados del hombro las calles de Luang Prabang. Aquí y allá, en la ciudad aún medio dormida, pequeños grupos de fieles esperan en las calzadas y aceras. Sentados en actitud reverente y con grandes cazuelas rebosantes de arroz glutinoso y alguna verdura, van depositando los alimentos en los cuencos de los monjes. La larga fila de esos hombres de cabeza rapada y túnicas de color azafrán se irá deshaciendo conforme el sol se levante. Los monjes volverán, con la comida diaria, a sus tareas en los monasterios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *