Aerolineas: Ryanair cerrará bases ante la caída de la capacidad por el retraso de los 737 MAX

Ryanair Holdings ha informado este martes de que procederá al cierre temporal o indefinido de las bases en algunos aeropuertos con bajo rendimiento o deficitarias a partir de noviembre a causa del retraso en las entregas de los 58 aviones 737 MAX que esperaba recibir para el verano de 2020, que ha reducido las perspectivas de crecimiento de la capacidad de un 7% a un 3%.

Se trata del segundo ‘profit warning’ de la compañía en tres meses, que ya en octubre rebajaba sus perspectivas para el cierre del ejercicio vigente en un 12% en su rango más alto (desde una horquilla de entre 1.250 y 1.350 millones de euros) para el año completo.

En un comunicado, la mayor compañía de bajo coste de Europa señala que espera que las tarifas caigan este invierno un 7%, frente a su orientación anterior que apuntaba a un descenso del 2%.

“Si bien estamos decepcionados”, ha admitido el consejero delegado de la ‘low cost’ irlandesa, Michael O’Leary, las tarifas aéreas más bajas se verán compensadas por un aumento de la demanda por encima de lo previsto gracias a “un mejor desempeño de los costes unitarios” y a “unas positivas ventas de servicios auxiliares a medio plazo”. O’Leary apunta que caída de las tarifas añadirá presión a otras compañías especialmente en Europa.

“El hecho de que estemos transfiriendo estos beneficios, en forma de tarifas aéreas más bajas, a los clientes es bueno para el crecimiento del tráfico de Ryanair, bueno para nuestro negocio a medio y largo plazo, y bueno para la participación en el mercado como lo demuestra el reciente anuncio de Norwegian de cerrar bases en Roma, Gran Canaria, Tenerife y Palma, donde compiten cara a cara con Ryanair”, ha afirmado.

MEJORA PREVISIONES DE TRÁFICO.

La aerolínea irlandesa espera que su tráfico aumente un 9% para alcanzar los 142 millones de pasajeros anuales (frente a los 141 millones con los que espera cerrar su ejercicio fiscal que cerrará en abril).

En lo que se refiere a las ventas de servicios auxiliares señala que el rendimiento es “algo mejor” de lo esperado con respecto a la mitad del ejercicio.

Esta guía excluye las pérdidas ya contempladas de Laudamtion, la compañía de Niki Lauda de la que controla el 75% del capital, sobre la que rebaja sus pérdidas desde los 150 millones a los 140 millones debido a menores costes unitarios que los previstos en su inicio. También se espera que el tráfico de su filial austriaca crezca por encima de las previsiones iniciales.

NO DESCARTA NUEVAS REVISIONES.

Ryanair no descarta, no obstante, nuevos recortes en las tarifas aéreas e incluso una nueva revisión de sus previsiones anuales para el ejercicio completo ante un ‘Brexit’ sin acuerdo o desarrollos que afecten negativamente los rendimientos desde ahora hasta fines de marzo.

La compañía cuenta ya desde este mes con un certificado un Certificado de Operador Aéreo (COA) expedido por la autoridad aérea británica, lo que le permitirá operar rutas dentro del Reino Unido y fuera de la Unión Europea tras el ‘Brexit’ si fuera necesario.

Ryanair, que tiene previsto publicar sus resultados correspondientes a los nueve primeros meses de su ejercicio a principios de febrero, sufre una caída en la Bolsa de Dublín del 2,4%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *