Las aerolíneas hacen que los baños de los aviones sean aún peores de lo que ya son

American Airlines acaba de incorporar cuatro nuevos Boeing 737 MAX a su flota. Pese a su sugerente nombre, el nuevo avión se ha convertido en el centro de un aluvión de críticas por un detalle de su diseño: los lavabos. Al parecer son tan pequeños que dificultan hasta lavarse las dos manos a la vez.

El 737 MAX ha entusiasmado a las aerolíneas porque es mucho más rentable. Parte de esa rentabilidad proviene del hecho de que Boeing ha logrado meter 21 asientos más. ¿Cómo? sencillo, recortando espacio de zonas comunes como los pasillos, los lavabos o la cocina donde opera el personal de vuelo.

El nuevo avión de American Airlines ofrece solo 30 pulgadas (76,2 cm) de espacio entre asientos para las piernas. El Boeing 737-800, por citar una referencia, ofrece 32 pulgadas (81,28 cm). La medida definitiva entre asientos, no obstante, depende de las especificaciones solicitadas por la aerolínea.

Lo que no es variable es el tamaño del baño, y los del 737 MAX son tan pequeños que están suscitando quejas hasta entre el propio personal de vuelo.

American Airlines planea añadir otros 20 787 Max a su flota cada año. Ryanair ha encargado 100 de estos aviones para que entren en servicio en 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *