Colombia: Cómo funciona el acuerdo de cielos abiertos que propone Cambio Radical

El acuerdo de cielos abiertos que promueve Cambio Radical permitiría que algunas de las principales aerolíneas del mundo lleguen a Colombia.

El acuerdo de cielos abiertos que propuso Cambio Radical ha provocado una gran polémica. Sus defensores, entre quienes destaca el exvicepresidente Germán Vargas Lleras, lo consideran una herramienta para impulsar el turismo. Sus detractores creen que este provocará la destrucción de Avianca y otras aerolíneas colombianas. Por todas estas dudas, hay grandes interesados a nivel mundial.

En palabras sencillas, el acuerdo de cielos abiertos busca que en Colombia se puedan dar rutas sin ciertas restricciones. Actualmente las aerolíneas internacionales no cuentan con la posibilidad de tener vuelos de “quinta libertad” o “sexta libertad”. Es decir, una aerolínea puede montar una ruta entre Colombia y su país de origen, pero no puede llevar pasajeros a otros países en vuelos sin escalas.

¿Cómo funciona en la práctica? Veamos el caso de dos vuelos de Colombia a Europa. KLM cubre la ruta Bogotá-Amsterdam con una parada técnica en Cartagena. Turkish Airlines cubre la ruta Bogotá-Estambul con escala en Panamá. Las características del aeropuerto El Dorado (y de Rionegro), debido a su altitud, dificultan la operación de los aviones transoceánicos y limitan la carga que pueden transportar. Por esto se dan dichas escalas, para “tanquear” mejor los aviones.

Aún así, KLM no está autorizada para vender tiquetes entre El Dorado y el Rafael Núñez. Turkish tampoco puede llevar pasajeros entre Bogotá y Ciudad de Panamá. La “quinta libertad” permitiría a la aerolínea turca vender tiquetes entre El Dorado y el aeropuerto Tocumen de Panamá. La “sexta libertad” permitiría comprar tiquetes Bogotá-Cartagena en KLM.

Así como estas aerolíneas, otras compañías podrían considerar vuelos a Cartagena o Barranquilla y luego a Bogotá, Medellín o a otros países. De hecho, así opera el ‘hub’ de Avianca en El Dorado. Esta medida podría potenciar su capacidad para recibir vuelos de sus socios de Star Alliance hacia América Latina.

Según el senador Richard Aguilar, permitir los vuelos de “quinta libertad” ayudaría ampliamente a conectar al país. Colombia no tiene conexiones directas con Asia, África y Oceanía, y tiene débiles conexiones a Europa. Un pasajero que vuele a destinos como Beijing, Dubai o Melbourne podría despegar desde Bogotá y hacer escalas en otros países sin necesidad de un vuelo directo ni de una escala.

Además, esto ofrecería mayor competitividad, que ya se ha visto potenciada por la llegada de operadores como Viva Air. “Mayor cantidad de operadores y mayor cantidad de rutas sin restricciones conducen, naturalmente, a una mayor oferta, tanto nacional como internacional, y por este camino a una reducción significativa de las tarifas“, escribió Vargas Lleras en una columna en defensa de esta política, en el diario El Tiempo.

Aún así, los detractores incluyen a Avianca. La compañía, que firmó un acuerdo con United Airlines en noviembre, vio con malos ojos este proyecto. Pero para los usuarios que deben pagar tarifas abultadas a destinos regionales, este acuerdo de cielos abiertos podría ser una gran ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *